domingo, 27 de julio de 2008

TESTIMONIOS VOCACINALES DE CARMELITAS

TESTIMONIOS VOCACIONAL
Queridos amigas y amigos que comparten este blog vocacional,queremos publicar los testimonios de muchas personas que se entregan,al servivcio de Dios en una entrega plena a Cristo, hoy nos escribe nuestra querida Hna, María Ángeles de la santísima Trinidad, carmelita descalza ha tenido la delicadeza de mandarnos su testimonio vocacional y como empezó todo esta hermosa aventura de Amor.
Soy la hermana María Ángeles de la santísima trinidad, nací en (Madrid), me han invitado ha escribir mi testimonio vocacional y escribo con alegría para todos los que pasáis unos momentos por esta pagina,ya hace muchos años que ingrese en el carmelo de Valencia en octubre de 1974, a los 19 años de edad.
Parece mentira recuerdo cuando estaba acabando A.T.S, tenía muchas ganas de ingresar ya al carmelo, bueno mi llamada fue así.yo iba por un centro del Opus Deis en que nos decían que teníamos que dar testimonio apostólico y hablar a las amigas de nuestro trato de amistad con el Señor para que encuentren a El,yo lo hacía muy mal eso de hablar a los demás de Dios.
En este centro que digo se hicieron una conferencias para enfermeras de A.T.S yo rece mucho por dos amigas en particular, luego dije en el micrófono la clase y al grupo de amigas con mas miedo que vergüenza,creo que este apóstolado de la oración, que el Señor nos da todo lo que pidiéramos ,si es que oramos con confianza.y así pude hablarles a mis amigas de Dios con fuerza y decisión y me di cuenta de que este es el testimonio que dan las las carmelitas, las contemplativas.
Hablan a Dios de sus hermanos los hombres para que vayan a EL, lo entiendan y lo amen.
Gracias por poder compartir mis experiencia, animo a los jóvenes a seguir a cristo sin reserva, es precioso amar a Dios sobre todas las cosas.
Hna, María Ángeles

1 comentario:

María Ester dijo...

Hna. María Angeles, hermoso su testimonio, soy testigo de momentos de oración en el Carmelo en mdp, he asistido con mi esposo junto al Mons. Juan Carlos Romanín y fué muy lindo compartir estos momentos de oración con la Lectura.