lunes, 14 de septiembre de 2009

JESÚS NOS LLAMA Y NOS HABITA


Sor Isabel de la Trinidad nos cuenta esta experiencia de sentirse habitada por Dios y la alegría que siente de haber dejado todo para "seguirle y amarle".
Me gusta mucho pensar que lo he dejado todo por Él. ¡Es tan dulce dar cuando se ama! ¡Y yo le amo tanto... amo a ese Dios que está ansiando tenerme toda para Sí! Siento tal despliegue de amor sobre mi alma... Es como un Océano en el que me sumerjo, en el que me pierdo. En esto consiste mi visión aquí en la tierra mientras espero el cara a cara en la luz. Él está en mí y yo estoy en Él. Sólo tengo que amarle y dejarme amar. Y eso de continuo y en todas las cosas: despertarme en el Amor, moverme en el Amor, dormirme en el Amor, con mi alma en su Alma, con mi corazón en su Corazón, con mis ojos en sus Ojos... (Carta 155)
Él está siempre conmigo... Le siento tan vivo en mi alma, que no tengo mas que recogerme para encontrarle dentro de mí. Y esto me hace totalmente feliz. Él ha puesto en mi corazón una sed de Infinito y un anhelo tan grande de amor que sólo Él puede saciarlas.Por eso voy a Él como un niñito a su madre, para que lo llene todo y lo invada todo y me tome y me lleve en sus brazos... (Carta 147)

4 comentarios:

Chuli dijo...

"Es como un Océanos en el que me sumerjo, EN EL QUE ME PIERDO" ¡qué genial eso de perderse en Cristo! ¡Tiene que ser impresionante! =D

¿Qué tal el verano, hermana? En Asturias no lució mucho el sol, pero para estar en el pueblo con la familia no se necesita mucho.

Espero que estéis todas bien.

Besos!

Rocio Banda dijo...

Dios te Bendiga (:
Cuando Dios nos llama no hay nada que nos separe de el

Yajaire de DIOS dijo...

Chuli me alegra de que hayas pasado unas buenas vacaciones aunque no haya mucho sol aquí demasiado sol jejeje, ,nosotras estamos bien alabando a Dios y vivendo nuestra vida con alegría y esperanza.
DIOS TE BENDIGA GRACIAS.

Rocio gracias por tu visita en nuestro blog que todo te ayude para ir creciendo en la fe.

MARISELA dijo...

Hola hermana: yo no tengo vacaciones, pero estoy feliz, pues mi esposo encontró trabajo.
Eso que escribió la hermana Isabel de la Trinidad es tremendamente lírico y a la vez palapable: cuando le leo me parece que estoy experimentando sus deseos y sensaciones. Hacen falta muchas vidas así de entregadas para qeu los demás deseemos estar en esa misma comunión con Dios.
Ayer compré un libro de Edith Stein, Cómo entré en el Carmelo, es precioso, habla de sus anhelos de ser carmelita durante doce años, de la oposición de la madre, de los trabajos que pasó para llegar allí. Te lo recomiendo si no lo tienes aún.
Dale un recuedo grandote a todas las hermanas y cuanten con mis oraciones, ya se que se está peparando otro aniversarios de Sta Teresa y que es muy importante.
Espero que el Señor de muchas vocaciones.
Abrazos en J y Mª.