domingo, 30 de agosto de 2009

Acordémonos del amor de Cristo

Del Libro de su vida, de santa Teresa de Jesús.Cap. 22, 6-7.12.14

Con tan buen amigo presente –nuestro Señor Jesucristo–, con tan buen capitán, que se puso en lo primero en el padecer, todo se puede sufrir.
Él ayuda y da esfuerzo, nunca falta, es amigo verdadero. Y veo yo claro, y he visto después, que para contentar a Dios y que nos haga grandes mercedes quiere que sea por manos de esta Humanidad sacratísima, en quien dijo su Majestad se deleita.
Muy muchas veces lo he visto por experiencia; hámelo dicho el Señor. He visto claro que por esta puerta hemos de entrar, si queremos nos muestre la soberana Majestad grandes secretos. Así que no queramos otro camino, aunque estemos en la cumbre de contemplación; por aquí vamos seguros.
Este Señor nuestro es por quien nos vienen todos los bienes. Él lo enseñará; mirando su vida, es el mejor dechado.
¿Qué más queremos que un tan buen amigo al lado, que no nos dejará en los trabajos y tribulaciones, como hacen los del mundo? Bienaventurado quien de verdad le amare y siempre le trajere cabe de sí. Miremos al glorioso san Pablo, que no parece se le caía de la boca siempre Jesús, como quien le tenía bien en el corazón.
Yo he mirado con cuidado, después que esto he entendido, de algunos santos, grandes contemplativos, y no iban por otro camino: san Francisco, san Antonio de Padua, san Bernardo, santa Catalina de Siena.
Con libertad se ha de andar en este camino, puestos en las manos de Dios; si su Majestad nos quisiere subir a ser de los de su cámara y secreto, ir de buena gana.
Siempre que se piense de Cristo, nos acordemos del amor con que nos hizo tantas mercedes y cuán grande nos le mostró Dios en darnos tal prenda del que nos tiene: que amor saca amor. Procuremos ir mirando esto siempre y despertándonos para amar, porque, si una vez nos hace el Señor merced que se nos imprima en el corazón de este amor, sernos ha todo fácil, y obraremos muy en breve y muy sin trabajo.

3 comentarios:

maria jesus dijo...

Sigo leyendo hermana, aunque no comente. Le recuerdo que confío que siga rezando por mi familia, yo lo hago por el aumento de vocaciones. Un beso

caminante dijo...

Desde mi Galicia natal, ¡¡¡¡ánimo!!! Los tiempos son difíciles, pero Jesús sigue pasando muy cerca y llamando -fuerte con voz silenciosa- a tantos.... Pido que haya muchos corazones que escuchen. Cuente con mis oraciones.
Un saludo.

Yajaire de DIOS dijo...

María jesus grac ipor tus oraciones,siempre eres bienvenida,
Caminante gracias,por tu visita en mi blog, si el Señor Jesús guiará los pasos y el camino a muchas jóvenes a la vida religiosa nosotras las carmelitas no perdemos las esperanza , si que seguimos creyendo en las respuestas de los chicas que sientan la llamada a vida religiosa.
hna yajaira de Dios.cd