martes, 5 de mayo de 2009

Reflexión del día

No me lanzo al primer puesto,sino al último.En vra de adelantarme con el fariseo,repito,llena de confianza,la humilde oración del publicano.Pero sobre todo imito la conduta de Magdalena.
Su asombrosa,o mejor,su amorosa audacia,que encanta al corazón de Jesús,seduce el mío.
Si,estoy convencida de que aunque tuviera sobre la conciencia todos los pecados que puedan cometerse,iría,con el corazón roto arrepentimiento,a arrojarme en los brazos de Jesús,porque sé muy bien cuánto ama al hijo pródigo que vuelve a ÉL.No es por que Dios,en su misericordia infinita,ha preservado mi alma del pecado mortal lo que me eleva a ÉL;es la Confianza y el Amor.

2 comentarios:

maria jesus dijo...

Muy consolador. El dia 12 mevoy a Fatima, pedire por las vocaciones y por ustedes. Un abrazo

Yajaire de DIOS dijo...

DIOS TE BENDIGA GRACIAS UN ABRAZO