viernes, 30 de enero de 2009

EN SILENCIO el CORAZÓN HABLA


Hay demasiados “ruidos” en ti Muchas preocupaciones…“Escucha” en lo profundo de tu ser…Hay demasiadas “preocupaciones” en tu mente. y demasiado “peso” en tu corazón.“Escucha” en lo profundo de tu ser quédate a solas“Escucha” en lo profundo de tu ser...Entra en tu “aposento”“Escucha” en lo profundo de tu ser…

“El Señor está aquí y te llama”Te ama y te espera.“Escúchale” en lo más profundo de tu ser…“Quédate en silencio delante del Señor"Olvida tus palabras, olvida tus recuerdos, tus peticiones, tus proyectos; mírale, escúchale sin que tus voces interiores te distraigan.Quédate en paz delante Él, abandona en Él toda turbación, todo temor, toda preocupación, olvídalo todo.Quedate sin ataduras, libre de tus deseos, sin estorbos, sin “huéspedes” extraños, vacia de todo cuanto no sea ElQuedate sola sin nadie mas en tu corazonm que ninguna criatura se interponga entre vuestras miradas...Solo con Él.

Sin más pensamiento que Dios, sin buscar consuelos humanos,Para que El crezca en tu vida y en tu corazón.Quedate entera, sin mas recuerdos que Dios, "sepultada" con El y en El.desapareciendo tu, para hacerte don de su corazon...Sin tristezas, sin resentimientos, sin orgullo, sin falsas imágenes de ti mismo, de ti misma.Quedate a la escucha de su Palabra, hazte Palabra y Voluntad suya.Quedate sin poderes, sin privilegios, sin honores y deja a Dios ser Dios...Quedate en adoracion tan profunda, que nada altere esa atencion, que nada quebrante ese abandono..Quedate en silencio delante del Señor...Desaparece tu... y que solo El sea en ti..."Quedate en silencio delante del Señor"..."Quedate en silencio""Quedate"..."Quedate en silencio delante del Señor" (Sal. 37,7)

4 comentarios:

Cecilia dijo...

Me llevo los consejos!! :)

Un beso enorme!!!

eligelavida dijo...

Que gran verdad es que hay demasiado ruido y demasiada prisa, y poco se puede escuchar cuando no hacemos silencio en nuestro interior! Ya decía Madre Teresa de Calcuta: "El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz."

soy+pequeno dijo...

es precioso! Flipo! :D
1 besín

Alvaro dijo...

Como niños pequeñitos para escuchar la voz de nuestro Padre. Ellos que sólo saben mirar y sonreir a los gracejos y carantoñas de sus padres. Los puros verán a Dios.